5 consejos para cumplir tus resoluciones de 2021

Resoluciones

Con los últimos días de diciembre es inevitable hacer un balance de lo que ocurrió durante el año, especialmente este 2020 que fue tan particular. Esta vez, más que nunca, es necesario evaluar nuestros logros, los proyectos que quedaron por el camino y lo que dejó huellas en nuestro espíritu. También todo lo que aprendimos de esta pandemia, y la importancia que adquirió nuestra salud. Es posible que antes muchos no repararan en ella, y lo tomaran como algo dado porque sí. Pero este año fue la protagonista de la vida de cada uno de nosotros. Ni bien avanza el calendario, la llegada del nuevo año provoca mágicamente en nosotros una energía que nos lleva a querer cambiar el mundo. Y nos proponemos objetivos que difícilmente podamos lograr…

Dentro de las metas más comunes están bajar de peso, hacer ejercicio, dejar de fumar, cambiar de trabajo, conseguir pareja, y la lista sigue. La realidad es que el tiempo pasa volando y de repente notamos que el comienzo de año ya quedó muy atrás, y volvimos a la rutina de siempre olvidando todo lo que no habíamos propuesto. Una investigación de la Universidad de Scranton, en Estados Unidos, indica que solo el 8% de las personas alcanza los objetivos que se propone en el nuevo año). Pero todavía estamos a tiempo para dar un golpe de timón y reformular nuestros deseos para el 2020.

5 consejos para no fracasar

  1. Escribe. Antes de que empieces a perder ese «impulso 2021» te invitamos a tomarte media hora para reflexionar con sinceridad sobre tus posibilidades, para que no te embarques en deseos imposibles de cumplir. Lo ideal es que escribas tus resoluciones, ya sea en un papel o en la pantalla de la computadora o el celular. El hecho de llevar una idea a lo concreto de una palabra escrita es un ejercicio muy práctico. Un recurso muy motivador es tener tus resoluciones a la vista, escritas en una pizarra o un papel pegado en la puerta del refrigerador.

2. Sé gradual. Empieza de una resolución por vez, elaborando un plan acerca de cómo planeas llevarla a cabo, el modo y el plazo. Luego pasa a la otra, tratando de ser lo más concreto posible. Por ejemplo, si escribes «ser feliz» o «ser más audaz», al no haber un método de concreción medible, lo más probable es que caiga en el olvido. Son conceptos demasiado vagos que con el tiempo te harán perder el entusiasmo.

3. Enfócate en los detalles. Las acciones concretas y factibles refuerzan la intención y establecen pasos para llevarlas a cabo. Según el profesor Neil Levy, de la Universidad de Oxford (Inglaterra), es más probable tener éxito si uno escribe «ir al gimnasio los martes por la tarde y los sábados por la mañana» en lugar de «ir más al gimnasio». O «salir a caminar durante una hora los lunes, miércoles y viernes, comenzando el próximo lunes».

4. Busca socios. Una persona con un objetivo similar puede ser muy motivador. Según John Michael, filósofo de la Universidad de Warwick (Inglaterra), es más probable mantener las resoluciones con este recurso ya que si le «fallamos» a otro podemos comprometer su bienestar. También puede ser beneficioso involucrar y buscar apoyo en la gente que nos rodea, para que nos ayuden a alcanzar algunos objetivos.

5. Supera el fracaso. Si las cosas se ponen difíciles, haz una pausa y re-evalúa la situación para analizar los obstáculos y las estrategias utilizadas. Y celebra el más mínimo éxito, ya que los cambios simples ayudan a ir en la dirección correcta.

Si ya hiciste tus resoluciones, todavía estás a tiempo de revisarlas y corregir lo que sea necesario. Si aún no tienes tu lista ¡es el momento de prepararla! Tómate unos minutos para reflexionar sobre tus deseos y tus sueños: pensar en ellos y bajarlos a la realidad de la palabra escrita ya te pone en el punto de partida. ¡Adelante!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *